Vinos que han envejecido durante tres años en la bodega de los cuales al menos 12 meses lo han hecho en barricas de madera (crianza oxidativa) y el resto en botella (crianza reductiva). Este tipo de vinos se comercializan en su cuarto año de vida. Los conceptos de Reserva y de Gran Reserva se destinan históricamente a los mejores vinos de las bodegas, aquellos que permiten una crianza más prolongada. Se trata de tintos distinguidos, complejos y elegantes que cuentan con una magnífica aceptación entre los buenos aficionados.

Vino Tinto Reserva

back to top