Un vino espumoso es cualquier bebida alcohólica resultante de una fermentación alcohólica parcial del mosto de variedades del género vitis vinífera para la obtención de un vino base, el cual luego tendrá una segunda fermentación alcohólica para la formación de espuma o gas carbónico. Las denominaciones Cava y Champagne son las más representativas a nivel mundial en lo que a vinos espumosos se refiere, no obstante existen otras regiones productoras de Sekt, Prosseco, Crémant. Estos son espumosospueden ser blancos, rosados y tintos de carácter muy fresco siempre muy afrutados y vibrantes. Algunos son sutilmente dulces y algunos secos del todo, pero siempre con mucha espuma y con una gran expresión de fruta y agilidad. Dentro de este estilo encontramos diferentes formas de elaboración: La mayoría se hacen a partir del método champenoise también conocido como clásico o tradicional de segunda fermentación en botella y a algunos se les añade para dulcificarlos pequeña cantidad de un licor de expedición (hecho a partir de vino, azúcares y/o destilados) después del degüelle. Otros procedimientos se basan en una única fermentación alcohólica, ya sea mediante el método ancestral, que consiste en embotellar el vino antes que acabe la fermentación y cuando aún queda gas (unas 5 atmósferas) y azúcar residual (unos 25 g/L) o mediante el método Asti, en el que se estabiliza microbiológicamente el mosto antes de terminar la primera fermentación con la aplicación de frío y filtrados, el método transfer según el cual la segunda fermentación ocurre en botella pero luego se trasvasa a un depósito para filtrar el espumoso y finalmente se rellenan las botellas nuevamente para su comercialización y método Granvás o Charmat en el cual la segunda fermentación ocurre en grandes depósitos herméticos; y finalmente método de gasificación al cual se le añade gas carbónico al vino base.

Espumosos

back to top