Vinos de Madrid



Apropiadas condiciones naturales para el cultivo de la vid y una muy antigua tradición vitivinícola se conjugan en esta Denominación de Origen. Su viñedo se distribuye en tres subzonas: Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias.

El relieve y los suelos varían en las tres subzonas. En la de Arganda, la topografía es ondulada, siendo sus suelos margas y calizas blandas. En Navalcarnero, de suave relieve, los terrenos son pardos con escasa caliza. La Subzona de San Martín de Valdeiglesias presenta un relieve más movido, con suelos muy arenosos y pobres en caliza.

El clima es en su conjunto continental seco, con apenas 400 mm de lluvia anual y temperaturas muy extremas.

En las tres subzonas se elaboran vinos tintos, rosados y blancos. Los tintos de San Martín de Valdeiglesias son vinos robustos, ricos en cuerpo y color, muy afrutados y sabrosos, baja acidez, cálidos y enérgicos. Los tintos de Navalcarnero presentan rasgos comunes con los anteriores, si bien su graduación alcohólica es más moderada. En la subzona de Arganda se producen tintos de bonita librea, moderada graduación, equilibrados, que sometidos a crianza en roble adquieren complejidad y elegancia. Los blancos más significativos son los de Arganda, pálidos, suaves y de paladar afrutado. En San Martín de Valdeiglesias los blancos brisados (fermentados con la casca) de Albillo, tienen una arraigada tradición. Los rosados de San Martín de Valdeigleisas y Navalcarnero son muy afrutados, de atractivo color, sabrosos, carnosos y con vigor. En 1996 se introdujeron en la Denominación los vinos espumosos.

logo-vinos-de-madrid.jpg

back to top