SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Bodegas

D.O.

 Clos Figueras

Foto: Rafael López-Monné

Clos Figueras posee un espléndido viñedo formado por los clásicos suelos de pizarra del Priorat que en esta zona del noreste de España se conocen como llicorella. La bodega y sus viñas están ubicadas en el término municipal tarraconense de Gratallops dentro de la demarcación de la D.O.Q. Priorat.

La propiedad de la mítica bodega catalana recae desde 1997 en el matrimonio francés formado por Charlotte y Christopher Cannan que se dejaron aconsejar para su compra por su amigo René Barbier que desde finales de la década de los 80 lideró desde su bodega Clos Mogador el movimiento de “la nueva ola del Priorat”. En la actualidad, la hija de ambos, Anne-Josèphine Cannan, se ha hecho con las riendas de la bodega tomando el relevo poco a poco a sus padres. La joven enóloga y sumiller, que trabaja en la bodega desde 2002, tiene una preparación espectacular y está dando un giro hacia la modernidad que se nota en la gran presencia mediática de sus vinos sin perder la esencia mágica de los mismos.


El viñedo de Clos Figueres cuenta en la actualidad con 18 hectáreas propias de terreno entre las que destacan unas pequeñas parcelas de cepas viejas de Cariñena que se mantienen desde los tiempos del viñedo original. El resto está replantado con Garnacha y Syrah, así como con una pequeña cantidad de Cabernet Sauvignon, Monastrell y Viognier. En los últimos años el viñedo se amplió con una segunda compra de alrededor de 2.500 cepas viejas de Cariñena y de Garnacha, algunas de los cuales tienen más de 60 años de edad. La finca también cuenta con cerca de 135 olivos en propiedad de la variedad arbequina con los que se elabora el aceite Clos Figueres que pertenece a la DOP Aceite de oliva Siurana.


Christopher y Anne Cannan se encargan de realizar los coupages finales con el asesoramiento de Alain Graillot, enólogo de gran prestigio internacional por sus vinos Crozes-Hermitage elaborados al norte del Valle del Ródano.


En Barcelonavinos.com estamos encantados de poder ofrecerte los vinos singulares de Clos Figueres porque son obras maestras hechas con mucho cariño y quietud y eso se nota al descorcharlos. Y si encima uno tiene la suerte de que los Cannan te los expliquen pues el regalo ya es máximo. Son vinos especiales que se deben conocer si uno quiere ser un gran aficionado. Esta es la mejor oportunidad para hacerlo. A qué estás esperando. 



Más

top